Lasur es un recubrimiento resínico de acción impregnante que deja un acabado llamado ‘a poro abierto’, lo que, al contrario que el barniz, no crea capa, de modo que permite a la madera respirar para regular la humedad y facilitar la salida del vapor de agua. Los lasures aparecieron en los años 60, para evitar los barnices de intemperie, que necesitan mantenimiento, y hoy es el mejor protector de madera exterior, ya que la flexibilidad de sus resinas permite a este producto adaptarse a las variaciones de la madera, respetando la apariencia y acabado natural. Como curiosidad, las primeras menciones al lasur se remontan a la Biblia, al tratamiento e impermeabilización de las embarcaciones de la antigüedad, con betún, brea y aceite. También aparecen en relatos antiguos de Extremo Oriente. Hoy, sus nuevas y revolucionarias fórmulas han hecho de los lasures un recurso de muy rápida difusión en la construcción de casas bioclimáticas como las que construye MCM. Las casas con fachadas enteramente de madera se protegen frente a la intemperie con lasur.o el retorno de la inversión es bastante corto.